miércoles, 17 de octubre de 2012

REFLEXION : EL MIEDO. PAULO COELHO

PAULO COELHO


Antes de partir hacia un largo viaje, el comerciante fue a despedirse de su
mujer.
—Nunca me has dado un regalo que esté a mi altura —dijo ella.
—Mujer ingrata, todo lo que te he dado me costó años de trabajo —respondió el hombre—. ¿Qué más te podría dar?
—Algo que sea tan bello como yo. Durante dos años, la mujer esperó su regalo.
Finalmente el comerciante regresó.
—Conseguí encontrar algo tan bello como tú —dijo él—. Lloré ante tu ingratitud, pero decidí cumplir tu deseo. He pasado todo este tiempo pensando qué regalo sería tan bello como tú, y acabé encontrándolo. Y le tendió a su mujer un pequeño espejo.


Dice el maestro:
Hay gente que se asegura mucho de estar en lo cierto en los más pequeños detalles. Nosotros mismos, muchas veces, no nos permitimos equivocarnos. Lo que conseguimos con esta actitud es el pavor a seguir adelante. El miedo a equivocarnos es la puerta que nos encierra en el castillo de la mediocridad. Si conseguimos vencer este miedo, estamos dando un paso importante hacia nuestra libertad.

Dice el maestro:
Todos los caminos van al mismo lugar. Pero escoge el tuyo, y ve hasta el final. No intentes recorrer todos los caminos.

El miedo no es señal de cobardía. Es él el que nos da la posibilidad de reaccionar con bravura y dignidad ante las situaciones de la vida. Quien siente miedo, y a pesar de ello sigue adelante, sin dejarse intimidar, está demostrando su valentía. Quien, sin embargo, se enfrenta a situaciones arriesgadas sin darse cuenta del peligro, simplemente demuestra irresponsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada